lunes, 24 de julio de 2017

Para mi hijo amado

Para mi hijo amado:

Quiero que mi hijo estudie desde el jardín infantil hasta Cuarto Medio en un colegio con pedagogía Waldorf, aunque sea caro, es necesario hacer el esfuerzo.
Quiero que le den mucho amor y lo ayuden a ser una persona segura de sí misma.
Quiero que sepa que siempre lo llevo y lo llevaré en mi corazón y eso es para siempre.
Que sepa que lo amo mucho, que es una bendición en mi vida y que me siento afortunada de tenerlo, que quisiera estar con él siempre, pero si esto no se puede de manera física que sepa que siempre está en mi, pase lo que pase y necesito que esto lo sepa y no lo ponga en duda.
Quiero y le pido a él que sea una buena persona y que sea inmensamente feliz, si en algún momento no lo es, que encuentre el camino para serlo.
Quiero que sea compasivo y piadoso pero que se aleje de las personas tóxicas que no le aportan felicidad ni amor.
Quiero que aprenda la diferencia entre dolor (inevitable) y sufrimiento (evitable) y que elija siempre no quedarse pegado en el sufrimeinto pues no es necesario y nada bueno sacará de eso. (Que escuche a Patricia May)
Quiero que cuando tenga miedo de algo o alguien, de lo que sea, que lo comparta con alguien, que no se quede con ese miedo para sí mismo, porque cuando uno hace eso el miedo se transforma en algo grande que no nos permite vivir y cuando lo compartimos con alguien más ese miedo se disminuye y pierde fuerza.
No vivas hijo mio en función de tus miedos si no de tu amor y de lo que te hace vibrar alto.
Quiero que sepas que siempre y sin excepción siempre sale el sol después de la tormenta, aprende a observar a la naturaleza tiene muchas lecciones que entregarnos en este sentido... así como también siempre justo después de la hora más oscura de la noche viene el amanecer. Es decir, si pasas un mal momento, si sientes miedo o angustia nunca olvides que es pasajero y que cosas maravillosas pueden pasar justo después de esto, te lo digo por experiencia propia, mi amor.
Sé feminista, no sólo para ser bueno con las mujeres si no para ser tú un mejor hombre.
Respeta las diferencias, mientras éstas no hagan daño a los demás tienen todo el derecho de existir.
Sé feliz, sé feliz, sé feliz mi Juliancito, Bastiancito Lautarito, tú mamá siempre está contigo, pendiente de lo que haces y dejas de hacer, nunca te sientas solo pues la soledad no existe.

TE AMO AYER HOY Y SIEMPRE
TU MAMITA, KATHERINE.

martes, 27 de diciembre de 2016

Aceptar

Aceptar que este embarazo no fue como lo esperaba ni como lo esperaría cualquier mujer
Aceptar que me la pasé llorando
Aceptar que me la pasé con la angustia de que me dejaran sola
Aceptar discutí como nunca
Aceptar que me humillé para que no me dejaran
Aceptar que en tres ocasiones me dijeran que no estaban ni ahí conmigo
Aceptar que no fui la regalona de nadie
Aceptar que no me dieron siempre el apoyo que necesité, ni siquiera mi familia
Aceptar que rechacé el embarazo los primeros meses con todo mi corazón, más que el embarazo en sí mismo, el vínculo que éste crea con un tercero y con un tipo de realidad y familia que no elegí.
Aceptar que nunca se pensó en mi y en mi bebé como prioridad, aunque se haya dicho lo contrario muchas veces
Aceptar que ví golpeadas. botadas e insultadas las cosas de mi bebé por parte de la última persona en este mundo que debió hacer eso.
Aceptar que me dijeran estando emocionalmente desecha que me destruirían en vez de consolarme
Aceptar que como respuesta a mi angustia y llantos hubo la mayoría de las veces frialdad y un rostro lleno de odio hacia mí.
 Aceptar que cuando tenga a mi bebé talvez esté sola, así como lo estuve hoy gran parte de la tarde.
Aceptar que somos solo dos y que eso igual me gusta
Aceptar que estuve sin dinero durante el embarazo y me privé de muchas cosas por eso.
Aceptar, aceptar que se puede ir a la mierda y no existir más.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Ese amor


Ese amor de verdad
Ese que no está lleno de heridas abiertas y semiolvidadas
Ese amor que entiende
Que cuando caes te levanta
Ese que te hace reír hasta llenarte por entera
Ese que siente tu dolor y lo hace suyo
Ese que siente tu amor y lo agradece y se siente bendecido
Ese amor de verdad
Ese que se me escapa
Que se difumina
Ese que talvez no es para mí
Ese que talvez le esté dando espacio a mi propia capacidad
... de hacerme feliz.

lunes, 29 de agosto de 2016

La vida no tiene sentido...


Soliloquio del individuo

"Yo soy el Individuo.
Primero viví en una roca
(Allí grabé algunas figuras).
Luego busqué un lugar más apropiado.
Yo soy el Individuo.
Primero tuve que procurarme alimentos,
Buscar peces, pájaros, buscar leña,
(Ya me preocuparía de los demás asuntos).
Hacer una fogata,
Leña, leña, dónde encontrar un poco de leña,
Algo de leña para hacer una fogata,
Yo soy el Individuo.
Al mismo tiempo me pregunté,
Fui a un abismo lleno de aire;
Me respondió una voz:
Yo soy el Individuo.
Después traté de cambiarme a otra roca,
Allí también grabé figuras,
Grabé un río, búfalos,
Grabé una serpiente
Yo soy el Individuo.
Pero no. Me aburrí de las cosas que hacía,
El fuego me molestaba,
Quería ver más,
Yo soy el Individuo.
Bajé a un valle regado por un río,
Allí encontré lo que necesitaba,
Encontré un pueblo salvaje,
Una tribu,
Yo soy el Individuo.
Vi que allí se hacían algunas cosas,
Figuras grababan en las rocas,
Hacían fuego, ¡también hacían fuego!
Yo soy el Individuo.
Me preguntaron que de dónde venía.
Contesté que sí, que no tenía planes determinados,
Contesté que no, que de allí en adelante.
Bien.
Tomé entonces un trozo de piedra que encontré en un río
Y empecé a trabajar con ella,
Empecé a pulirla,
De ella hice una parte de mi propia vida.
Pero esto es demasiado largo.
Corté unos árboles para navegar,
Buscaba peces,
Buscaba diferentes cosas,
(Yo soy el Individuo).
Hasta que me empecé a aburrir nuevamente.
Las tempestades aburren,
Los truenos, los relámpagos,
Yo soy el Individuo.
Bien. Me puse a pensar un poco,
Preguntas estúpidas se me venían a la cabeza.
Falsos problemas.
Entonces empecé a vagar por unos bosques.
Llegué a un árbol y a otro árbol;
Llegué a una fuente,
A una fosa en que se veían algunas ratas:
Aquí vengo yo, dije entonces,
¿Habéis visto por aquí una tribu,
Un pueblo salvaje que hace fuego?
De este modo me desplacé hacia el oeste
Acompañado por otros seres,
O más bien solo.
Para ver hay que creer, me decían,
Yo soy el Individuo.
Formas veía en la obscuridad,
Nubes tal vez,
Tal vez veía nubes, veía relámpagos,
A todo esto habían pasado ya varios días,
Yo me sentía morir;
Inventé unas máquinas,
Construí relojes,
Armas, vehículos,
Yo soy el Individuo.
Apenas tenía tiempo para enterrar a mis muertos,
Apenas tenía tiempo para sembrar,
Yo soy el Individuo.
Años más tarde concebí unas cosas,
Unas formas,
Crucé las fronteras
y permanecí fijo en una especie de nicho,
En una barca que navegó cuarenta días,
Cuarenta noches,
Yo soy el Individuo.
Luego vinieron unas sequías,
Vinieron unas guerras,
Tipos de color entraron al valle,
Pero yo debía seguir adelante,
Debía producir.
Produje ciencia, verdades inmutables,
Produje tanagras,
Di a luz libros de miles de páginas,
Se me hinchó la cara,
Construí un fonógrafo,
La máquina de coser,
Empezaron a aparecer los primeros automóviles,
Yo soy el Individuo.
Alguien segregaba planetas,
¡Árboles segregaba!
Pero yo segregaba herramientas,
Muebles, útiles de escritorio,
Yo soy el Individuo.
Se construyeron también ciudades,
Rutas
Instituciones religiosas pasaron de moda,
Buscaban dicha, buscaban felicidad,
Yo soy el Individuo.
Después me dediqué mejor a viajar,
A practicar, a practicar idiomas,
Idiomas,
Yo soy el Individuo.
Miré por una cerradura,
Sí, miré, qué digo, miré,
Para salir de la duda miré,
Detrás de unas cortinas,
Yo soy el Individuo.
Bien.
Mejor es tal vez que vuelva a ese valle,
A esa roca que me sirvió de hogar,
Y empiece a grabar de nuevo,
De atrás para adelante grabar
El mundo al revés.
Pero no: la vida no tiene sentido."

Nicanor Parra

Cada persona interpreta el mundo de forma única, cada ser es un mundo en sí mismo, todos estamos influenciados por experiencias y discursos que vamos acumulando a través de los años. Hoy leí este poema y mientras lo leía se iba sumando en mí la sensación de hastío y sin sentido, lo que calzó perfecto con la última frase; hacer, hacer y hacer, ir de aquí y para allá, ¿para qué? siempre buscando el lugar y las cosas que por fin nos harán sentir completos y con sentido...
Hoy en la mañana comencé a hacer mi rutina de siempre y hasta lo dije en voz alta, ¿qué sentido tiene? arreglando mis cosas ¿mi vida tendrá sentido para mí?, ¿me sentiré feliz?, y si no hago lo de siempre, entonces ¿qué hago? 
Insatisfacción constante... no podría analizar el poema de Nicanor Parra, mucho menos intentaría saber a dónde quería apuntar, sólo hablo de lo que me provocó y en el momento en que llegó éste a mi.
 

Como yo HOY


Es Olvido

"Juro que no recuerdo ni su nombre,
Mas moriré llamándola María,
No por simple capricho de poeta:
Por su aspecto de plaza de provincia.
¡Tiempos aquellos!, yo un espantapájaros,
Ella una joven pálida y sombría.
Al volver una tarde del Liceo
Supe de la su muerte inmerecida,
Nueva que me causó tal desengaño
Que derramé una lágrima al oírla.
Una lágrima, sí, ¡quién lo creyera!
Y eso que soy persona de energía.
Si he de conceder crédito a lo dicho
Por la gente que trajo la noticia
Debo creer, sin vacilar un punto,
Que murió con mi nombre en las pupilas,
Hecho que me sorprende, porque nunca
Fue para mí otra cosa que una amiga.
Nunca tuve con ella más que simples
Relaciones de estricta cortesía,
Nada más que palabras y palabras
Y una que otra mención de golondrinas.
La conocí en mi pueblo (de mi pueblo
Sólo queda un puñado de cenizas),
Pero jamás vi en ella otro destino
Que el de una joven triste y pensativa.
Tanto fue así que hasta llegué a tratarla
Con el celeste nombre de María,
Circunstancia que prueba claramente
La exactitud central de mi doctrina.
Puede ser que una vez la haya besado,
¡Quién es el que no besa a sus amigas!
Pero tened presente que lo hice
Sin darme cuenta bien de lo que hacía.
No negaré, eso sí, que me gustaba
Su inmaterial y vaga compañía
Que era como el espíritu sereno
Que a las flores domésticas anima.
Yo no puedo ocultar de ningún modo
La importancia que tuvo su sonrisa
Ni desvirtuar el favorable influjo
Que hasta en las mismas piedras ejercía.
Agreguemos, aun, que de la noche
Fueron sus ojos fuente fidedigna.
Mas, a pesar de todo, es necesario
Que comprendan que yo no la quería
Sino con ese vago sentimiento
Con que a un pariente enfermo se designa.
Sin embargo sucede, sin embargo,
Lo que a esta fecha aún me maravilla,
Ese inaudito y singular ejemplo
De morir con mi nombre en las pupilas,
Ella, múltiple rosa inmaculada,
Ella que era una lámpara legítima.
Tiene razón, mucha razón, la gente
Que se pasa quejando noche y día
De que el mundo traidor en que vivimos
Vale menos que rueda detenida:
Mucho más honorable es una tumba,
Vale más una hoja enmohecida,
Nada es verdad, aquí nada perdura,
Ni el color del cristal con que se mira.
Hoy es un día azul de primavera,
Creo que moriré de poesía,
De esa famosa joven melancólica
No recuerdo ni el nombre que tenía.
Sólo sé que pasó por este mundo
Como una paloma fugitiva:
La olvidé sin quererlo, lentamente,
Como todas las cosas de la vida."


Nicanor Parra 

Fue inevitable no sentirme parecida a ella...

miércoles, 3 de agosto de 2016

En mí

g

4 años, hoy estuve sólo pensando en una sola cosa que me  ha atormentado desde hace algunos meses, planeando para acabar con este tormento, en esa verdadera vorágine, ví la  fecha en el celular: 3 de agosto.
Fuiste el mejor ser que pudo entrar en mi vida, me hiciste tanto bien, al principio tenía miedo porque me di cuenta que eras un perrito muy sensible y temía hacerte daño, traté de cuidarte y protegerte, quizás una de las cosas que más me dolían de ya no tenerte conmigo era no poder protegerte. Hiciste visible para mí a los perros callejeros que antes eran prácticamente invisibles ante mis ojos, gracias a ti, los ví, ví su sufrimiento y también la hermosa nobleza que transmiten a través de sus ojos, gracias a ti me hice responsable al ver algunos perritos sufrir, no podía seguir de largo como si nada, debía ayudar, y si algunos de ellos están bien, es gracias, en primera instancia a tu inspiración, a tu existencia en mi vida.
Despertaste en mi amor, me hiciste amar y te amé como a un hijo. No entiendo por qué si llegaste como un sanador te fuiste tan pronto, con sólo 3 añitos, quería tanto cuidarte cuando fueras viejito, te compraba ciertos alimentos pensando en eso, te amé, te amé mucho y te amo aún, mi Lukin, mi Lukin guagua, no entiendo por qué te perdí tan pronto, ¿por qué?
Llegaste a mi vida el 2009, los dos seres que más me han llenado y nutrido con amor llegaron ese año, ahora estoy sin ninguno de ustedes que fueron buenos amigos y no sé qué se viene por delante, sé lo que no quiero y parece inminente, no sé si volveré a nutrirme de tanto amor, no sé si volveré a ser feliz, no sé si eso me corresponde, lo que si sé es que pasaste por mi vida y estarás en mí por siempre. En algunas ocasiones cuando he estado muy triste he sentido tu olorcito en la cama, el olor que tenías días antes de partir y es como un consuelo, siento que vienes a visitarme y a volver a aliviar mis penas y tormentos, a hacerme un cariño, un cariño a la mamá que te quiere tanto y te lo agradezco tanto, vienes como cuando lloraba encerrada en mi pieza y te me acercabas como si supieras lo triste que estaba, te acercabas como nadie nunca se ha acercado a mí en esta casa.
Hoy siento pena por mis pérdidas, siento un vacío en mi pecho, siento que esa parte de mi vida se cierra por completo, pero todo lo que viví, todo el amor que me dieron, todo lo que yo sentí, todos los recuerdos viven guardados en mí.
Te perdí, pero te tendré dentro de mí para siempre, esos 3 años junto a ti no me los quitará nadie, siempre serás parte de mi vida, de mi corazón y de mi amor.
Te amo hijito, te amo mi Lukin chulo.

lunes, 1 de agosto de 2016

Duelo

El amor es conexión y hoy me siento en un abismo
Como me sentí en la playa de Coquimbo cuando decidí irme de la casa
Era como si debajo de mis pies no hubiera arena y no hubiera nada, no tenía un piso
Estaba en un abismo... pero no lo estaba del todo, tenía una raíz que sujetaba mis pies, y estaba ahí, a mi lado, a pesar de todo. Esa raíz era el amor que no me dejó caer y me dio un lugar en el mundo.

Hoy, no veo ninguna raíz firme a mi alrededor, talvez lo único a lo que me puedo aferrar para no hacer más grande mi angustia y tristeza es recordar aquella vez que hice una experiencia guiada en la que oscurecieron completamente la habitación y todo quedó en silencio y derepente en esa nada aparecí yo, una parte de mi se manifestó y descubrí que la soledad es una mentira, que no existe, porque siempre y en cualquir lugar y situación me tengo a mí misma... aunque no me sienta.

En el duelo del amor



Gracias.

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Pajaritos Que Vienen Y Se Van ...